Cuánto, hasta dónde


Si un día preguntaras cuánto me gustas, podría decir que me amaneces a cualquier hora; lo diría de rodillas hecha un arco hacia atrás y no diría mucho más.

Si un día quieres ver hasta dónde dejo que llegues, trae un vaso de vidrio con los juguetes. Aunque no sea cierto, haré como si el único límite fuera el cuarto de al lado.


Por Silvia Parque; licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México

Cuando todo se mueve quieto

A veces, el mundo gira tan rápido que el centro de una se detiene, varado entre el pensamiento colectivo, el amor de unos cuantos y la vitalidad intransferible que guardamos en el vientre.

Publicado originalmente AQUÍ, en junio del 2012.


Licencia Creative Commons  Por Silvia Parque; licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México

Más que más

Iba encontrándome cuando llegaste a inaugurar temporada: Silvia completa, Silvia desnuda, Silvia o ese otro nombre por el que me llamas.

Eres la cura de humildad para mi obstinación. ¿Qué iba a saber, sino un poco sobre mí? Estas ganas de llorar te darían risa, imagino.

Ríes bonito, hombre con todas las habilidades del mundo. Todo bonito, contigo. Me dejas más que satisfecha.


Licencia Creative Commons  Por Silvia Parque; licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México